La calidad de la leche es uno de los factores de mayor importancia, de ella depende no solo el resultado de los derivados lácteos que se producen posteriormente sino que también actúa como determinante para el pago de la industria al productor de leche. Debido a esto, ella debe ser garantizada por cada uno de los participantes en el ecosistema lácteo nacional, desde ganado que goce de buena salud y alimentación hasta condiciones de salubridad óptimas en cada uno de los eslabones de la cadena.

Con el objetivo de mejorar la calidad láctea, en Agosto de 2016 el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural estableció que los laboratorios que realicen los análisis de calidad en Colombia deben estar acreditados con la norma ISO 17025. Ellos, se encargan del estudio de la evolución del contenido de unidades formadoras de colonias (UFC) y la composición de proteína, grasa y sólidos presentes en la leche. De acuerdo a las cifras registradas por la Unidad de Seguimiento de Precios de la leche  – USP, durante los últimos 5 años se han registrado leves mejorías en términos de la calidad láctea a nivel nacional.

La presencia de unidades formadoras de colonias (UFC) a nivel nacional ha presentado una disminución anual promedio del 2,04% entre 2011 y 2016, indicando que las condiciones de salubridad en el proceso productivo están mejorando y que el trabajo por lograr una leche de mejor calidad está generando resultados positivos. Por otro lado, la composición de proteína, grasa y sólidos en la leche colombiana se ha mantenido estable durante el mismo período.

En términos regionales, la región 1 – con departamentos ubicados en trópico alto y caracterizada por poseer ganado especializado en la producción de leche – sobresale por contar con la menor cantidad de UFC presentes en la leche producida. Sin embargo, la presencia del parámetro en esta región presentó aumentos para 2016, pasando de 399.701 a 575.980 unidades en el año.

Por otro lado, vale la pena resaltar la evolución favorable de la región 2 – con ganadería doble propósito y ubicada en trópico bajo – en cuanto a la presencia de UFC, pues pasó de niveles superiores a 1.500.000 en el inicio el período a no llegar a 1 millón para finales de 2016.

En el caso de la proteína, se encuentra que históricamente la región 2 ha sido protagonista, presentando los niveles más altos de este componente frente a la región 1. Es de resaltar que durante 2016 esta región presentó un ligero crecimiento en esta variable, situándose por encima del comportamiento histórico; lo que representa mejoras en la calidad de la leche producida.

Por otro lado, la composición de grasa en la región 2 durante los últimos 5 años registró un comportamiento volátil, con importantes crecimientos y disminuciones a lo largo del período. Escenario diferente fue el registrado por la región 1, cuyo comportamiento es considerado estable entre 2011 y 2015, pues se mantuvo en niveles similares entre 3,6 y 3,7.

Por último, se evidencia un comportamiento similar de los sólidos totales en las dos regiones en estudio. Sin embargo, mientras que la región 1 y las cifras nacionales presentaron un leve aumento para los últimos meses de 2016, la región 2 registró disminuciones.

Finalmente…

 

Durante los últimos 5 años las condiciones de calidad de la leche a nivel regional y nacional han presentado leves mejorías; sin embargo y debido a la reciente medida tomada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural según la cual los laboratorios que realizan los análisis de leche deben estar acreditados por la norma ISO 17025, se espera que los estándares de calidad de la leche sean los mayores beneficiados. Esto, ya que la norma garantiza la transparencia de los resultados, brinda independencia a los laboratorios en sus procesos y les permite la producción de información sectorial que llevará a mejorar este indicador.

 

NOTA: La información contenida en este documento es de carácter público, y tiene como fuente al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, así como fuentes internacionales de la misma índole pública, y se envía exclusivamente con el fin de suministrar información a los destinatarios, toda vez que la Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche – ASOLECHE cree firmemente en la competencia sana y leal como única forma de comportamiento en el mercado. Es política de la Asociación cumplir en todos los aspectos las leyes de protección de la competencia.