Estos datos sobre este popular lácteo te sorprenderán

La crema de leche es un derivado lácteo obtenido del proceso de centrifugado de la leche cruda. Su composición es en gran medida materia grasa, empleada en comidas saladas y dulces, por lo que es un alimento bastante popular.

Existen varios tipos de crema de leche, que varían según la cantidad grasa contenida. A saber, los tipos de crema de leche van desde los ligeros (entre 18 y 34% de grasa) hasta las cremas pesadas (que pueden superar el 50% de grasa).

Las cremas pesadas se emplean para elaborar cremas batidas, como el chantilly, importante recurso en la decoración de productos de repostería. Se dice que las cremas espesas también pueden servir para la elaboración de mantequilla. Las cremas ligeras se emplean en preparaciones como pastas, verduras salteadas y salsas.

El color de la crema de leche va desde el blanco hasta el amarillo pálido. Su textura espesa y, en ocasiones, grumosa. Su olor es muy agradable y puede emplearse en comidas calientes o ensaladas frías.

De acuerdo con el estilo actual de vida, en el que las comidas light se han generalizado, la crema de leche también ha sido intervenida, creando así cremas bajas en grasa, que funcionan muy bien para alimentos bajos en calorías.

Finalmente, es importante recalcar otros de los componentes nutricionales de la crema de leche, además de ácidos grasos, como el calcio, carbohidratos, proteínas y vitaminas A, D y del grupo B (B1, B2 y B12).

Esperamos que te haya gustado nuestro artículo sobre este importante lácteo. Cada semana traemos información nutricional de tu interés. No olvides escribirnos si quieres saber más sobre algún tipo de lácteo. Visita nuestras redes sociales: Twitter @asoleche; Facebook.com/asoleche e Instagram: @asoleche.

Bibliografía: