Contexto

El consumo de leche ha estado asociado con incremento de talla (medición muy importante de crecimiento y desarrollo) Muchos padres han venido seleccionando bebidas no lácteas como es el caso de las bebidas de soya o almendra porque perciben que pueden ofrecer beneficios para la salud.

Estas bebidas no lácteas tienen un menor aporte de proteína y grasa comparado con la leche de vaca y pueden no tener el mismo efecto a nivel de la talla.

Objetivo

El objetivo primario de este estudio fue evaluar la asociación entre el consumo de bebidas no lácteas y la estatura en niños.

El objetivo secundario fue explorar si existe una asociación entre el consumo de bebidas no lácteas y la baja estatura y si esto está mediado por el bajo consumo de leche de vaca.

Metodología

Fue un estudio realizado en 5034 niños Canadienses sanos entre 24 y 72 meses.

La investigación fue realizada en el grupo de investigación aplicada para niños que es una red de investigadores en pediatría y médicos de cuidado primario de la Universidad de Toronto en Canadá.

En el grupo fue medido el volumen de consumo de bebidas no lácteas (número de tazas de 250 ml por día). Esta información se obtuvo a través de encuestas de consumo de alimentos a los niños participantes.

El indicador de crecimiento fue la medición de talla a través del Z Score de talla para la edad. Seutilizaron como estándares de medición los parámetros de crecimiento establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Resultado

Existe una asociación dosisdependiente entre el alto consumo de bebidas no lácteas y la talla baja.

Por cada taza diaria de bebida no láctea consumida, los niños perdieron 0.4 cm de estatura. La diferencia en talla de niños de 3 años que consumen 3 tazas de bebida no láctea comparado con niños que consumen 3 tazas de leche fue de 1.5 cm de talla más baja.

Aunque la asociación entre el consumo de leche y la ganancia en talla no está completamente clara, existe la hipótesis que las proteínas de la leche y los factores de crecimiento similares a la insulina pueden contribuir a la talla. Las proteínas de la leche también han demostrado estimular estos factores en sangre y promover el crecimiento en niños.