Antecedentes

El pasado 29 de diciembre de 2017 fue sancionada la Ley de Innovación Agropecuaria (Ley 1876 de 2017), “Por medio de la cual se crea el Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria (SNIA) y se dictan otras disposiciones.” El objeto de esta nueva reglamentación consiste principalmente en beneficiar a pequeños y medianos agricultores al brindar respaldo estatal para mejorar actividades agropecuarias de la mano de la ciencia y la tecnología, a través de la creación y puesta en marcha del Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria (SNIA). El SNIA está compuesto por subsistemas, planes estratégicos, instrumentos de planificación y participación, plataformas de gestión, procedimientos para su implementación, así como mecanismos para su financiación, seguimiento y evaluación. 

La ley 1876 de 2017 hace parte de los acuerdos de paz del Gobierno con las Farc, razón por la cual fue tramitada a través del mecanismo de fast track que permitió que se lograra su aprobación por la plenaria del Senado el día 27 de noviembre y por la plenaria de la Cámara el día 29 de noviembre de 2017.

La necesidad de alcanzar mayor innovación en el campo colombiano

Como una petición recurrente por parte de todos los sectores relacionados con el campo colombiano se destaca la necesidad de transformar tecnológicamente el desarrollo de las actividades agropecuarias. Las enormes falencias productivas y en competitividad del sector agropecuario van de la mano con la carencia de una política que articule la  ciencia y tecnología con los temas del campo y con las necesidades de la industria colombiana . El enorme rezago en la formación de capital humano en zonas rurales se evidencia en cifras tan alarmantes como que el 90 % de los campesinos colombianos reporte jamás haber recibido asistencia técnica, que el 12,6% de la población de 15 años o más en zonas rurales dispersas señale no saber leer ni escribir, o que cerca del 95% de la población rural no cuente con educación superior. En lo referente a la cadena láctea, adicional a las falencias mencionadas se evidencia una marcada tendencia en todas las regiones del país a un escaso relevo generacional, se estima que el promedio de edad de los productores de leche en Colombia oscila alrededor de los 50 años. Tales aspectos repercuten directamente en la viabilidad y sostenibilidad de las actividades económicas que se desarrollan a lo largo de la cadena láctea (productores primarios, encargados del acopio de leche cruda, procesadores, comercializadores, consumidores y proveedores de insumos y servicios).

La falta de innovación productiva en la ganadería y en especial en los productores de leche, hacen que las variaciones en la producción lechera se deban casi exclusivamente a factores climáticos, mas no a la implementación de avances tecnológicos, programas de mejoramiento genético o nutritivos, aplicación de nuevas técnicas sostenibles, entre otros, como sí ocurre a nivel internacional, donde la lechería se contempla como un sector altamente tecnificado y en constante innovación.  Tal rezago a nivel productivo le resta competitividad al sector lácteo colombiano y le ha impedido ser referente a nivel regional a pesar de las potencialidades que existen en el país.

Expectativas del sector lácteo con la ley de innovación agropecuaria

A través de su pretensión de permitir a pequeños y medianos agricultores tener el respaldo estatal por medio de asistencia técnica, tecnología y ciencia para mejorar sus actividades agropecuarias, esta ley se propone garantizar alternativas productivas para la población rural del país que conlleven a su sostenibilidad y desarrollo. La ley de innovación agropecuaria se propone servir como base para la materialización de soluciones a nivel regional ante la persistente demanda de mayor acompañamiento técnico y científico para el campo. Si bien el impacto de esta nueva reglamentación se podrá determinar a largo plazo, se espera que en el mediado plazo logre crear los incentivos que hagan atractiva y rentable la actividad agropecuaria y en este sentido jalone el capital humano profesional joven, a dedicarse a la producción primaria, en particular a la actividad ganadera y lechera.

De igual modo se espera que la implementación del SNIA permita que se den escenarios de capacitación a los productores en mejores prácticas  que conduzcan a elevar los niveles de productividad en las fincas y a formar jóvenes productores-empresarios que se articulen a los esfuerzos de instituciones académicas tanto a nivel técnico como científico, de tal manera que se consolide una sinergia que permita que las investigaciones emprendidas desde la academia se implementen en el campo colombiano,  y que se logre establecer un vínculo inquebrantable entre la producción agropecuaria, la investigación y los desarrollos tecnológicos, para así promover la competitividad y la rentabilidad del sector agropecuario, y lograr reactivar y dignificar el campo colombiano y sus expresiones productivas.

Referencias:

Ley 1876 de 2017 “Por medio de la cual se crea el Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria (SNIA) y se dictan otras disposiciones.”

Dane (2015). Censo Nacional Agropecuario. Tomado de https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/agropecuario/censo-nacional-agropecuario-2014