El consumo de leche y productos lácteos ha de considerarse en el contexto de una dieta variada y equilibrada1. Existen evidencias concluyentes de que la ingesta de productos lácteos, sobre todo el yogur, se asocia con comportamientos más saludables y con una mejor calidad de la dieta en adultos y niños. Los productos lácteos son la principal fuente de calcio biodisponible de la dieta. Sin embargo, hasta el 45% de los adultos ingiere una cantidad de lácteos por debajo de las recomendaciones nutricionales.

En el caso de Colombia, hasta el 85,8% de la población no satisface los requerimientos diarios de calcio, y ese porcentaje llega al 90% en los mayores de 12 años. La Encuesta nacional sobre la situación nutricional en el país recogió que más de una cuarta parte de la población no había consumido ningún tipo de lácteos.

El yogur tradicional es un producto de la fermentación de la leche que contiene cultivos de Streptococcus thermophilus (sp) salivarius y Lactobacillus delbrueckii bulgaricus; con un mínimo de 2,7% de proteína láctea, además de grasas y carbohidratos (lactosa). El contenido de proteínas de la leche incluye todos los aminoácidos esenciales en una cantidad superior a la proteína patrón y el yogur, comparado con la leche, tiene mayor cantidad de proteínas de alto valor biológico.

La fermentación de este alimento libera péptidos bioactivos, exopolisacáridos y ácido linoleico conjugado, todas ellas sustancias bioactivas que han demostrado efectos positivos sobre el organismo.

Efectos positivos del yogur y los lácteos sobre la salud

Además de su demostrada relación con los hábitos de vida saludables, los efectos beneficiosos del yogur en distintos aspectos de la salud han sido estudiados desde hace años:

Mayor digestibilidad: debido a la metabolización parcial de sus proteínas es más fácil de digerir que la leche, esto lo convierte en un alimento conveniente en la nutrición de niños y ancianos.

Menor contenido en lactosa: la fermentación transforma la lactosa en ácido láctico, haciendo al yogur más tolerable para aquellos individuos con intolerancia a la lactosa.

Rico en calcio: un solo yogur proporciona hasta 450 mg de calcio, casi la mitad de las cantidades diarias recomendadas para la población general.

– Salud ósea y dental: debido a su contenido en calcio y otros nutrientes, ayuda a mantener la salud ósea y dental.

Flora intestinal: los microorganismos contenidos en el yogur ayudan a mantener el equilibrio de la flora intestinal, favorecen los procesos digestivos y ayudan al tracto digestivo a recuperarse tras un episodio de diarrea o después de la toma de antibióticos.

Absorción de nutrientes y vitaminas: favorece la correcta absorción de nutrientes y vitaminas, sobre todo las vitaminas K, B12 y el ácido fólico.

Pérdida de peso: un estudio publicado en el International Journal of Obesity demostró que los adultos obesos que consumen este alimento bajo en grasa acompañado de una dieta hipocalórica pierde un 22% más de peso que aquellos que solo siguen la dieta hipocalórica5. El nivel de consumo de yogur se relaciona de forma inversa con el aumento de peso a largo plazo.

Infecciones por levaduras: la ingesta diaria de este lácteo con Lactobacillus acidophilus disminuye en un 60% las infecciones vaginales.

Cáncer: en investigaciones animales, el consumo de yogur parece asociarse a menor riesgo de algunos tipos de cáncer, como es el caso del cáncer colorrectal.

Modulación del sistema inmune: el tracto gastrointestinal es el principal órgano inmune del organismo, conteniendo aproximadamente el 60% de las inmunoglobulinas totales. Para mantener sus funciones el intestino requiere la inducción y mantenimiento continuo de distintas clases de respuestas regulatorias. El yogur, gracias a sus componentes entre los que se incluyen sustancias prebióticas, contribuye a mantener el equilibrio del sistema inmune mediante la suplementación de la flora intestinal.

Diabetes tipo II: El consumo de este alimento se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo II.

Salud cardiometabólica: su consumo se asocia con un menor grosor de la íntima en la arteria carótida y mejor perfil insulínico.

Inflamación crónica: su consumo puede ser una estrategia en la prevención de la disfunción de la barrera intestinal asociada a la obesidad y en la prevención de la inflamación crónica. El consumo de dos porciones de yogur diario durante 9 semanas redujo los biomarcadores de inflamación crónica y exposición a endotoxinas de mujeres premenopáusicas aparentemente sanas.

Lácteos: más que la suma de todas sus partes

Ante las evidencias presentadas, cabe preguntar: ¿cuáles son los componentes responsables del impacto del yogur en tantas dimensiones de la salud? La respuesta, como es frecuente en el campo de la prevención, no es sencilla ni única. El primer elemento a considerar es que el tracto gastrointestinal no tiene la simple función de digerir y absorber nutrientes, sino que es una estructura compleja que permite la interacción entre microorganismos y entre esa flora intestinal y el propio organismo, lo que desencadena efectos benéficos a nivel sistémico.

Recientemente un comité de expertos elaboró un documento de consenso en el que se concluye que el efecto saludable de los lácteos no depende solo de sus nutrientes individuales, sino de la matriz láctea. El efecto de la matriz láctea implica que los efectos beneficiosos van más allá de los componentes individuales. Estos beneficios son resultado de la suma de los distintos nutrientes, su proporción, la estructura física que los engloba y de las interacciones entre ellos y de las consecuencias de todo lo anterior sobre su digestión y metabolismo. Así, la matriz del yogur protege a sus nutrientes y productos bioactivos contra la degradación y permite la interacción entre ellos. El efecto buffer de los lácteos sumado a la estructura en gel del yogur permite la viabilidad de grandes cantidades de microorganismos que llegan activos al intestino y proporciona una barrera contra la degradación y los iones de hidrógeno y los ácidos. Ensayos en laboratorio con té verde han demostrado que la matriz láctea tiene mayor capacidad de conservar la actividad antioxidante que el agua sola. También ha sido demostrado en distintas ocasiones que el efecto de, por ejemplo, el calcio láctico va más allá de los beneficios obtenidos mediante la suplementación de la dieta con calcio aislado. El concepto de matriz láctea podría explicar este hecho.

Posibles mecanismos de los efectos positivos del yogur sobre algunos aspectos de la salud:

Conclusiones

  • Casi la mitad de la población adulta no consume cantidades adecuadas de lácteos.
  • El yogur tiene un efecto positivo sobre la salud, al actuar sobre múltiples factores de la salud digestiva, inmune, metabólica y cardiovascular.
  • Los efectos beneficiosos del yogur no pueden ser atribuidos exclusivamente a sus componentes, sino que son consecuencia de la integración de los mismos en la matriz láctea.

Referencias

1. Moreno L, Cervera P, Ortega R, et al. Evidencia científica sobre el papel del yogur y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española. Nutr Hosp. 2013; 28(6):2039-2089.

2. Instituto colombiano de bienestar familiar. Encuesta nacional de la situación nutricional en Colombia, 2005. Primera edición, Bogotá, 2006.

3. Hobbs D, Givens D, Lovegrove J. El consumo de yogur se asocia con una mayor ingesta de nutrientes, calidad de la dieta y perfil metabólico favorable en los niños: un análisis transversal que utiliza datos de los años 1 a 4 de la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición, Reino Unido . Eu J Nutr. 2018, 12 de enero. DOI: 10.1007 / s00394-017-1605-x.

4. Eales J, Lenoir-Wijnkoop I, King S, et al. ¿El consumo de yogur está asociado con los resultados del control de peso? Resultados de una revisión sistemática. Int J Obes. 2015; 40: 731-746.

5. Martín JA, Consuegra B, Martín MT. Factores nutricionales en la prevención de la osteoporosis. Nutr Hosp. 2015;32(Supl. 1 :49-55.

6. Fernández MA, Panahi S, Daniel N, et al. Yogur y enfermedades cardiometabólicas: una revisión crítica de los posibles mecanismos. Adv Nutr. 2017; 8 (6): 812-829.

7. Bourlioux P, Koletzko B, Guarner F, Braesco V. El intestino y su microflora son socios para la protección del huésped: informe sobre el Simposio de Danone “El intestino inteligente”, celebrado en París el 14 de junio de 2002. Am J Clin Nutr. 2003; 78 (4): 675-683.

8. Fernández MA, Picard-Deland E, Le Barz M, Marette D. Yogurt and Health, en: Frías J, Martínez-Villaluenga C, Peñas E. Alimentos fermentados en salud y prevención de enfermedades. 1a ed. Londres, Reino Unido: Academic Press, 2017. 305-340.

9. Pei R, DiMarco D, Putt K, et al. El consumo de yogurt bajo en grasas reduce los biomarcadores de inflamación crónica e inhibe los marcadores de exposición a endotoxinas en mujeres premenopáusicas sanas: un ensayo controlado aleatorio. Bri J Nutr. 2017; 118 (12): 1043-1051.

10. Rizzolli R, Biver E. Efectos de los productos lácteos fermentados en los huesos. Calcif Tissue Int. 2017. DOI: 10.1007 / s00223-017-0317-9.

11. Jacques P, Wang H. Yogurt y control de peso. Soy J Clin Nutr. 2014; 99 (Supl): 1229s-1234s